Oratorio Nuestra Señora del Signo
Ver Nota Completa
El Oratorio “Nuestra Señora del Signo”, corona el espacio parroquial de Los Claustros de María
El espacio parroquial del Inmaculado Corazón de María de City Bell llamado “Los Claustros de María” se ve coronado con este Oratorio dedicado a Nuestra Señora del Signo.
Se han utilizado cada uno de los más importantes signos pertenecientes a la liturgia eucarística, con el fin de concluir en una propuesta objetual clara y concreta en los servicios para el altar, cuidando la materialización del amor de Dios en la Belleza.
El exterior del Oratorio sigue con su fachada actual, vinculado al Claustro, con acabados muy sencillos que contraste con la belleza y el detalle del interior, como debe ser todo cristiano.

Asamblea

La organización de esta asamblea reúne a todos los participantes y los focaliza en un mismo punto, así mismo la forma circular favorece la participación en la Liturgia y evidencia la Asamblea ( Ekklesia) reunida como el Cuerpo de Cristo.

Aspectos litúrgicos:
a. La iglesia como lugar de encuentro con Dios.
b. La iglesia como lugar para la intimidad consigo mismo.
c. La iglesia como lugar de oración en conjunto con los otros.
d. La iglesia como lugar para la acción sacramental (Liturgia).


Madre de Dios “del Signo”

El icono de Nuestra Señora del Signo (griego: Panagia ) es el término para un determinado tipo de icono de la Madre de Dios (Virgen María), de cara al espectador directamente, representado ya sea de cuerpo entero o mitad de cuerpo, con sus manos levantadas en posición orante, y con la imagen del Niño Jesús sobre su pecho.

La imagen de la Virgen fue bien conocida en Bizancio y común en la antigua Rusia y es uno de los íconos más venerados de la Madre de Dios.

La Madre de Dios se representa en posición de oración, sus manos elevadas son características tanto del Antiguo Testamento como del mundo grecorromano antiguo. La acompaña un signo – una representación de Cristo Emanuel dentro de la esfera divina de su vientre. El icono describe a la Virgen como el “signo” del Mesías profetizado en el Antiguo Testamento: “Por eso el Señor mismo les dará un signo. Miren, la joven está embarazada y dará a luz un hijo, y lo llamará con el nombre de Emanuel” (Isaías 7, 14).

La Virgen personifica a la Iglesia que contiene en sí misma al Dios viviente. En el Nuevo Testamento, el versículo se interpreta como una profecía de la llegada del Mesías y de que Dios no abandonará a su pueblo. Las tres estrellas que aparecen en velo son un símbolo de su perpetua virginidad: antes, durante y después del nacimiento de Cristo. Como en la mayoría de los iconos ortodoxos de María, las letras son abreviatura de “Madre de Dios”, se colocan generalmente en la parte superior izquierda y derecha de la cabeza de la Virgen María.

Jesús está vestido como adulto, no como niño. Porta una rica túnica y capa, símbolo de su divina realeza. Con una mano el niño imparte su bendición a quien lo observa, mientras que en la otra sostiene el rollo, la Palabra.
El Sagrario:
La imagen del Cordero
El cordero simboliza a Cristo (Jn 10,11) haciendo alusión al cordero pascual, también llamado agnus dei, aparece portando sobre una de sus patas una Cruz.
Origen: En el Antiguo Testamento (Ex 12) se instaura la fiesta de la pascua recordando el sacrificio del cordero que salvó las casas de los judíos y a sus primogénitos señalando con sangre del animal los dinteles de las puertas en la última plaga de Egipto, o el cordero que ofreció Abraham guiado por la mano del ángel tras ofrecer a su hijo Isaac. Muchos de estos símbolos, tras la derrota del paganismo en el SV son reabsorbidos por la iconografía cristiana.
El paralelismo entre un cordero y Jesús nos recuerda que la Eucaristía es la actualización del auténtico sacrificio en el que Jesús se entrega a los demás. También relacionado con el pastor del rebaño (Jn 10,11), el Mesías como Cordero de Dios (Is 53,57), Ezequiel, San Pablo y San Juan en el Apocalipsis ("Allí esta sentado en el trono el Cordero para alabanza, honor y gloria por los siglos de los siglos").
En misa lo rezamos antes de la comunión confirmando la importancia de este texto en la liturgia:"Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo ten piedad de nosotros."
El crismón
El Símbolo de Cristo, Principio y Fin, es una simplificación del crismón Constantiniano. El símbolo está compuesto por una especie de rueda de seis radios junto con dos letras griegas, el Alfa (Α) y Omega (Ω), el principio y el fin.
El símbolo del Crismón fue el primero utilizado en el catolicismo, antes de la cruz latina, y consistía en un monograma compuesto por las letras griegas chi (X) y rho (P) cruzadas. La tradición católica también sugiere que estas dos letras son un cristograma, que representa a Cristo en la cruz, y que IHS es nombre griego latinizado de Jesús, “IHSOVS”.


La Sacristía
Se realizó la puesta en valor de la Sacristía, (del latín sacre, sagrado) lugar donde se revisten los sacerdotes y donde están guardados los ornamentos y otras cosas pertenecientes al culto. El nuevo local queda, de esta manera, comunicado al Templo, al Oratorio y al Jardín.


 
  © 2010-2015 www.patrolestudio.com